Saltar al contenido

Fotógrafo de Producto

Un fotógrafo de producto es un tipo de fotógrafo comercial que se especializa en promocionar a través de las imágenes un producto para su venta. Por este motivo este tipo de fotografía exige los más altos estándares de calidad, dado que además de mostrar las características que hacen bueno o codiciable ese bien, tiene como fin resaltar o enaltecer sus cualidades y aspecto.

La imagen es la carta de presentación del producto, esta es uno de los resortes que permite vender aquello que se está ofreciendo. Si las fotografías son de mala calidad no incitarán en el comprador el deseo de tener ese producto, ni siquiera despertará un auténtico interés en averiguar más sobre el mismo, pues lo que ve simplemente lo desalentará en su búsqueda.

La fotografía de productos es una actividad publicitaria especializada en una serie de productos, artículos u objetos que elabora o comercializa una empresa o tienda on-line, de cualquier campo de la industria, y que se ha convertido ya en un factor determinante de la economía empresarial. También sirve a los fines de mostrar las instalaciones, procesos y protagonistas del proceso productivo que es la actividad propia de la fotografía industrial.

¿Qué tipo de bienes promociona una fotografía de producto?

Es virtualmente ilimitada la cantidad y variedad de productos que esta clase de fotografía puede abarcar, pues los límites están dados por la propia producción industrial, por la creatividad de los diseñadores y por las necesidades de los consumidores.

Estos objetos pueden ser botellas, autos, enlatados, calzados, materiales, alimentos, muebles, juguetes, maquillaje, lentes, barcos, aviones, joyas, vitaminas, en fin, cuanto se produce globalmente y cuanto es comercializado, tanto en tiendas físicas como en tiendas virtuales.

El estudio

La fotografía de producto tiene su apogeo en el interior de un estudio porque en estas condiciones de control y de precisión es que se fotografían la mayor parte de los objetos que ésta abarca. Se caracteriza por la experimentación, exige del fotógrafo mucha pasión, constancia,  hasta cristalizar los mejores resultados. Empieza incluso con una limpieza del producto para que no haya detalles negativos en las imágenes.

estudio producto

Estilos fotográficos de presentación del producto

Según el producto a publicitar, o las preferencias del cliente o del fotógrafo, se pueden escoger varios estilos de presentación. Uno de los favoritos es la imagen de 360° grados, simple sobre un fondo.  Otra de las opciones más conocidas consiste en fotografiar el producto  dentro de su ambiente o en conjunto con otros elementos habituales en relación con su origen o uso.  Otro modo consiste en precisar el objeto desenfocando su entorno. Los resultados son asombrosos. La idea es tomar las fotos desde varias perspectivas para que el producto pueda ser bien conocido por el potencial cliente.

Unos tips para el fotógrafo de producto

Precisaremos algunos tics indispensables para obtener una excelente fotografía de producto, algo, que como lo señalan todos los expertos, sólo se puede alcanzar con mucha dedicación, paciencia, en el estudio de los objetos, la luz, las técnicas fotográficas y la edición digital.

  • Se emplea fondo neutro, negro o blanco, lo cual dependerá de lo que quieras lograr con la luz y sus reflejos y en relación con la opacidad o lo traslúcido del objeto.
  • El fondo negro confiere sobriedad y elegancia, destaca el producto y es excelente para utilizar los reflejos de las superficies y materiales
  • El fondo blanco posibilita resaltar los colores y aporta sencillez para recortar la imagen
  • Utiliza acrílico de fondo o adquiere las cajas de luz o fondos de estudio que venden en kits fotográficos.
  • Usa iluminación natural óptima o artificial fuerte y difusa, según las cualidades del objeto
  • La luz dura se usa para objetos mates y la luz difusa para superficies reflectantes
  • El contraluz es conveniente para resaltar superficies ásperas, rugosas
  • Las luces laterales confieren volumen a los objetos, favoreciendo la aparición de brillos y sombras
  • Es indispensable utilizar objetivos macro de gran calidad, pues es una fotografía de detalles
  • Emplea trípode con control a distancia
  • La clave está en experimentar y probar con la iluminación buscando la imagen excelente
  • Se emplean aperturas mínimas para lograr mayor nitidez y profundidad de campo
  • ISO a 100
  • El zoom es útil para evitar reflejos del fotógrafo y sus equipos
  • Apela a ingeniosos recursos para elevar o sostener el producto si es necesario
  • Utiliza también modo o formato Raw para poder hacer todos los cambios necesarios durante la edición
  • Debes cuidar el balance de blancos, para lograr colores fidedignos, algo a tomar en cuenta durante la producción y postproducción
  • Esta última fase exige una dedicación casi obsesiva, con gran sentido estético

Otros aspectos a tener en cuenta

fotografo producto madrid

Cuando el cliente tiene la razón

En este tipo de fotografía por lo general el cliente tiene la razón, pues él es quien define varios aspectos al principio, tales como: temas, enfoque, calidad, exigencias, negociaciones y plazos de entrega. No obstante, esto no debe ser un límite para la creatividad y para realizar propuestas que superen lo entrevisto o esperado por el cliente. Te contratan para contar con tu asesoría,  profesionalismo e ingenio.

Dar a conocer el producto

Es una fotografía comercial  ligada a las áreas de publicidad y de marketing, por lo que su planificación es conveniente realizarla de manera conjunta entre el o los profesionales fotográficos y los encargados de estas áreas en la empresa.

Las imágenes permitirán al cliente apreciar las características,  medidas, materiales, incluso la forma y  textura de los mismos para que se efectúe una especie de experiencia virtual  objeto que se promociona, y en consecuencia, una aprobación del mismo.

La fotografía es la imagen de la empresa

La calidad del trabajo fotográfico profesional tributará a la imagen de una empresa, a razón de que tanto el diseño del portal digital como las fotografías que exhiba de sus productos u otros aspectos que se proponga dar a conocer será la imagen que recibirá el navegante de la web, como potencial comprador, inversor o prestador de servicios.

Es importante recalcar que una imagen, además de aquello de que vale más de mil palabras, es también un cúmulo de significados que va más allá de su aspecto, por lo que una fotografía puede transmitir también valores y características empresariales que definen la calidad de sus productos.

productos fotograficos

Las tiendas virtuales

El comercio electrónico, o simplemente comercio-e se ha convertido en una tendencia irreversible en tiempos de acelerado avance tecnológico y de comercio global.  Las tiendas virtuales tienen cada vez más peso en cuanto a las ventas que se efectúan diariamente, hora tras hora, en el mundo. La fotografía de producto tiene sus propios matices en el mundo de las ventas electrónicas y se le conoce como fotografía E-Commerce, y aunque no ahondaremos en esta rama similar, pero diferenciada del arte fotográfico, mencionaremos sólo unos detalles muy relevantes.

  1. Una buena imagen transmite confianza en el producto y en el vendedor
  2. La calidad de imagen da una opción preferente de compra en el cliente
  3. La imagen debe intentar suplir la experiencia material de tocar el producto, algo que puedes hacer en una tienda real
  4. Reduce la tasa de devoluciones de productos porque transmite una imagen fidedigna del mismo
  5. Se realizan sobre fondo blanco, bien iluminado, con retoque básico

Haz que el cliente quiera tener el producto en sus manos

El objeto principal de la labor de un  fotografo de producto es despertar en el cliente el deseo de querer tenerlo en sus manos. A partir de reforzar ese deseo con su aspecto atractivo es que se podría activar ese gatillo que desencadena la decisión de adquirir un artículo y que pone en movimiento la rueda del comercio mundial. Por ello, esta labor, aunque trabaja con productos reales, tangibles, labora en buena parte también con la imaginación y con nuestros impulsos más profundos.