Saltar al contenido

Fotógrafo de Publicidad

El arte de la fotografía requiere siempre de una buena dosis de creatividad pero en el campo especifico de la fotografía para publicidad, esta dosis no deber ser sólo buena sino también extrema, diríamos que se requiere, en el buen sentido del término, de una “sobredosis” de creatividad.

Ser un fotógrafo de publicidad es una profesión en la que se debe conjugar el manejo de las técnicas propias de la fotografía en general y las técnicas de marketing, pues el trabajo de un fotógrafo publicidad no es sólo captar una imagen sino hacer que esa imagen sirva para vender determinado producto o servicio. Se trata, entonces, de convencer e invitar al espectador a una acción a favor de lo que se promociona.

Evolución de la fotografía publicitaria

fotografa publi

Las estrategias para vender algo se han trasformado a un ritmo inusitado desde el último tercio del siglo XX, esto se debe básicamente a los cambios experimentados por la sociedad dentro de proceso de globalización, el auge de las tecnologías y, más recientemente, la omnipotencia del mundo web. Por ejemplo, las estrategias de marketing, y por tanto la fotografía comercial,  hoy día se ha extendido al uso de otras ciencias como la psicología, la semiótica, la estadística, la neurología.  Muy lejos estamos de aquella fotografía que se limitaba a mostrar un producto y resaltar algunas de sus virtudes, hoy un fotógrafo comercial debe ser capaz de transmitir con la imagen la sensación, la felicidad, la satisfacción que genera el uso de determinado producto o servicio. En otras palabras: ¡debe captar lo que no se ve!

Objetivos de un fotógrafo para publicidad

fotos de publicidad madrid

Para asentar con claridad a qué se dedica un fotógrafo de publicidad específicamente, nada mejor que describir los principales objetivos que debe cumplir.

– Un pregonero moderno

Llamar la atención, decir “miren, miren aquí”, es el principal propósito. Hacer que el público objetivo o lo que ahora se llama buyer persona, sepan que tenemos algo que mostrarle y que en consecuencia lo miren con atención, es como el principio que fundamenta el oficio de un fotógrafo de marketing.

– Mil palabras en una imagen 

El viejo proverbio de que “una imagen dice más de mil palabras” es aquí una premisa fundamental. Un buen fotógrafo profesional debe lograr que la imagen de su lente sea lo más elocuente posible y que diga algo más allá, que exprese una mensaje que no siempre está a simple a simple vista. Es lo que se conoce como mensaje subliminal.

– Trasmitir una idea precisa 

Aunque hemos dicho que la fotografía debe poseer el don de la elocuencia, tal elocuencia debe enfocarse a una información específica. Generalmente, esto es definido dentro de la campaña de publicidad que se sigue y busca relacionar las emociones humanas con la compra de determinado producto. En este caso, la fotografía debe ir en consonancia con el slogan publicitario.

 – “Te invito a…”

El objetivo final es lograr la conversión, es decir, convertir al simple espectador en un cliente de la marca, por ello la imagen debe ser una invitación a hacer algo, a acercarse al producto que se promociona. Esta acción puede ser una compra o una suscripción. Si la fotografía publicitaria no logra que esta invitación sea aceptada, todo el trabajo se habrá perdido.

Lo connotativo en la fotografía de marketing

fotografia-publicidad

Aunque pueda parecer un poco contradictorio, en la fotografía de este tipo lo más importante no es lo que se muestra de manera explícita sino el mensaje cifrado que lleva la imagen detrás de ella. Por tanto, hay un fuerte componente psicológico que se debe conocer y manejar a la perfección para alcanzar los objetivos. Dedicarse al apasionante mundo de la fotografía comercial es un oficio en el que el talento, la formación y las herramientas tecnológicas deber ir permanentemente de la mano.