Saltar al contenido

Fotógrafo de Retrato

fotografo de retrato

Un fotógrafo de retrato es una especie de mago que pasa sus días capturando para la eternidad, el alma de las personas congelándolas en el tiempo. Para su acto de magia, no emplea hechizos, conjuros o palabras ancestrales, le basta con una cámara que le ayuda a dar otra óptica a todo lo que ve, y su mayor valor es la sensibilidad para acercarse desde lejos y revelar la esencia humana en todo lo que plasma.

Un buen fotógrafo de retrato es una persona capaz de convertir el lente de una cámara en el ojo de Dios. Por eso es fácil comprender, que aunque existen muchos aventureros iniciándose en estas artes, resulta complicado encontrar a quien domine a cabalidad la técnica de representar la figura humana utilizando diferentes estilos para comunicar aquello que necesita ser visto con detenimiento y en alta definición.

Es importante aclarar, que al hablar de retrato no nos referimos solamente a fotografías de rostros o expresiones faciales, como se piensa a menudo, sino el conjunto corporal; la pose, algunas cualidades físicas que logren transmitir un estado de ánimo o generar algún tipo de respuesta emocional en el receptor. Por ello es necesario, considerar los siguientes detalles técnicos y creativos que mencionaremos a continuación para experimentar el poder de posee la fotografía cuando es tratada por un experto.

Tipos de fotografías de retrato

Existen infinitas maneras de fotografiar personas, dependiendo del estilo, contexto, o función del retrato, pero siempre algunos que prevalecen por la delicadeza, la fuerza, o el efecto que generan. Todo aquel que brinde un servicio profesional de fotografía de retrato debe conocerlo, a continuación mencionaremos algunos.

  • Clásico

En este estilo predomina el gusto por los maestros de la pintura clásica, en el que podemos apreciar fácilmente el juego entre luces y sombras lo que genera un contraste que permite acentuar con mayor énfasis el volumen de las formas. Generalmente, el fondo se encuentra vacío, oscuro para que nada distraiga la mirada del receptor tal como si pareciera estar distraída la mirada hacia un lado del o la modelo.

  • Documental

En este caso, el entorno y sus detalles resultan ser tan importantes como la persona. Son fotografías que requieren ser apreciadas en su contexto para lograr comprender y apropiar su discurso, su esencia. Este estilo permite revelar mayor cantidad de pistas en el rompecabezas general que tiene una función única, ayudar a definir que es el ser dentro de su complejidad.

  • De moda

Este tipo de retratos le dan mayor libertad al fotógrafo permitiéndole explorar más planos enteros de cuerpo completo, donde caben más elementos, poniendo a prueba sus destrezas, conocimientos y capacidades que le permitan no perder el objetivo esencial de lograr transmitir su cometido sin que los excesos en el encuadre sirvan de distractores.

Planos para lograr una buena fotografía de retrato

La función primordial de un fotógrafo de retrato es transmitir proximidad, en otras palabras, busca establecer una intimidad común, un vínculo de empatía entre el retrato y quienes lleguen a observarlo. Para lograr establecer el vínculo, el fotógrafo se vale de los distintos tipos de plano que existen haciendo gala de sus conocimientos y habilidades. Un plano no es otra cosa que la lo que abarcará el tema de la fotografía dentro del encuadre. Entre los planos más usados tenemos.

  • General. Es un plano de distanciamiento. En el que podemos apreciar el o la modelo en cuerpo entero.
  • Tres cuartos. También conocido como plano americano. Con el uso de este plano, el fotógrafo comienza un acercamiento leve, e intencional a lo que desea transmitir. En él se aprecia el o la modelo desde la cabeza hasta los muslos o las rodillas.
  • Medio. Si, tal como nos lo sugieren los planos anteriores, el plano medio muestra el cuerpo hasta la cintura. Existe una variante de este plano, el medio corto, que ubica a la figura desde la cabeza hasta la mitad del pecho.
  • Primer plano. Es uno de los más empleados en por los fotógrafos de retratos, muestra el cuerpo desde la cabeza hasta los hombros. Es un plano de mayor énfasis.
  • Primerísimo plano. Capta solo el rostro y sus expresiones. Generalmente presenta como enfoque: la mirada y todo lo que ella transmite. Es un plano que acerca a la mínima expresión al artista, el modelo y los espectadores.

 Reglas básicas que debe saber un fotógrafo de retrato

La fotografía, como todo arte se vale de factores externos como los instrumentos, la decoración, la iluminación, así como de factores que tienen que ver con la creatividad, el motivo, las habilidades del fotógrafo; que se encuentran o no en una sesión fotográfica. Pero existen reglas que nos facilitan poder contar una historia a través de cualquier retrato, lo que muchos denominan, el alma del retrato.

  • El lenguaje corporal, con él, por medio de él, se puede contar con mayor fuerza que con las palabras. Un buen fotógrafo de retratos no ignora el poder que se revela en una buena pose.
  • Ley de la mirada, es una regla tan antigua como el arte del retrato que dice que el mayor espacio se debe dejar hacia donde el sujeto espectador dirige la mirada. Se trata de tener la destreza de fijar la mirada en el punto específico donde se tocan lo real y lo sublime.
  • Medir la luz, se trata de encontrar la exposición correcta de luces y sombras que se encargaran de develar y sugerir la historia detrás de cada retrato. Esta regla puede hacer la diferencia al revelar ciertos detalles de textura o te puede llevar a perder una sesión de trabajo por exceso de sombras.

El mejor fotógrafo de retrato es aquel a quien la experiencia y los dioses del arte, le han otorgado el discernimiento que lo lleva a apretar el obturador en el instante justo, casi mágico, en el que el modelo desnuda su alma. Es un proceso que requiere la suma de muchos factores, pero que al mismo tiempo es uno de los más gratificantes cuando se logra hacer con eficiencia.